martes, 6 de junio de 2017

¡Un hallazgo! La nueva Vida de Francisco de Asís

El día 16 de enero de 2015, Jacques Dalarun, renombrado historiador francés, medievalista y gran investigador sobre temas franciscanos, sorprendía al mundo con la noticia del descubrimiento de un manuscrito que contenía una inédita Vida de nuestro bienaventurado padre Francisco.

La noticia transcendió rápidamente. Por un lado, porque un hallazgo de tal envergadura no es frecuente, y más aún teniendo en cuenta que existía una idea generalizada de que, en materia de escritos esenciales sobre Francisco de Asís, el tiempo de los hallazgos había terminado. Y, por otro lado, porque Francisco de Asís sigue siendo el santo más popular de la Iglesia Católica.



"De pequeñas dimensiones (120x82mm), 122 hojas de pergamino de mala calidad, sin cubiertas, arrugado, doblado, curtido, teñido, de aspecto poco atractivo, es en esto, la imagen de la sencillez y la pobreza franciscana. Pero contiene un tesoro de textos desconocidos. Fue sin duda copiado en la década de 1230, cerca de Asís, para el uso de un hermano menor" (Jacques Dalarun).


El manuscrito comienza con una carta dedicatoria:


"Al venerable y reverendo hermano Elías, ministro general de los Hermanos Menores. La vida de nuestro glorioso padre Francisco que, por mandato del señor papa Gregorio, pero según tus instrucciones, padre, compuse hace ya cierto tiempo, en una obra más detallada, debido a los que, tal vez con razón, la tildaron de prolija, por mandato tuyo la he reducido ahora a un librito más corto y tuve cuidado de escribir, de manera sucinta y resumida, sólo los elementos esenciales y útiles, omitiendo los demás..." 

Por lo tanto, sin duda estamos ante una importante revisión de la primera Vida del bienaventurado Francisco, abreviada por el propio autor, Tomás de Celano, a petición del hermano Elías, entonces Ministro general. Pero es algo más que una simple revisión, es también una actualización de la Vita prima, su modelo, aportando nuevos datos interesantes que se desconocían hasta ahora. Sin duda este hallazgo dará mucho que hablar y que escribir –ya lo está dando– entre los estudiosos de temas franciscanos.

La obra ya está traducida al español y publicada por Ediciones Franciscanas Arantzazu en su colección "Hermano Francisco" con el número 62.

Escrita por Tomás de Celano, ha sido datada entre los años 1237 y 1239, por lo que, cronológicamente hablando, sería la segunda vida.

El libro, está dividido en dos partes: 
·         Una premisa de Jacques Dalarun. 
·         La Vida que, a su vez, consta de dos partes: La primera contiene aspectos de la vida de Francisco presentados a modo de 9 lecciones para ser leídas; a ello le siguen otros aspectos de la vida de Francisco. La segunda contiene el relato de los milagros obrados por Francisco. 


Si quieres saber mas no dejes de ver el siguiente vídeo:




















domingo, 28 de mayo de 2017

EL ESCUDO FRANCISCANO

¿Sabes lo que significa este símbolo?

Uno de los símbolos que identifica y caracteriza a los franciscanos en el mundo entero es el escudo de la Orden que se ha propagado, el mismo que ha sido difundido por los mismos frailes como una señal de su presencia. Dejando aparte la gran variedad de símbolos que a lo largo de los ocho siglos de historia de la Orden Franciscana han formado y forman parte de su vida: la tau, el cordón, las llagas..., vamos a detenernos en "los brazos cruzados de Cristo y Francisco", si quieres saber mas: MIRA ESTE VÍDEO 










jueves, 25 de mayo de 2017

La Unión entre los Franciscanos

¿Es posible la unidad de los Franciscanos?


Por primera vez en la historia, convocados por el VII Congreso de la Escuela Superior de Estudios Franciscanos (ESEF), los Ministros Generales de la Orden Franciscana, los Conventuales, los Observantes y los  Capuchinos se encontraron durante tres días para hablar de UNIDAD.




sábado, 6 de mayo de 2017

De cómo conocer el espíritu del Señor

ADMONICIÓN XII

De cómo conocer el espíritu del Señor
Así se puede conocer si el siervo de Dios tiene el espíritu del Señor: si, cuando el Señor obra por medio de él algún bien, no por eso su carne se exalta, porque siempre es contraria a todo lo bueno, sino que, más bien, se tiene por más vil ante sus propios ojos y se estima menor que todos los otros hombres.

¿Quieres saber sobre esta admonición de s. Francisco? Pues bien, te veo en el vídeo, ¡Paz y Bien!


EL AMOR NO ES AMADO

«¡El Amor no es amado! ¡El Amor no es amado!», repetía frecuentemente el Santo, herido en su fina sensibilidad de amante, al comprobar la fría indiferencia de los cristianos ante las amorosas finezas del Redentor.
Este amor a Jesucristo será el resorte mágico que le impulsará a realizar acciones que un hombre superficial tal vez considere como niñerías. Cada vez que pronunciaba el nombre de Jesús se relamía los labios. Deseaba que sus frailes recogiesen del suelo los fragmentos de pergamino que hallasen porque en ellos podía encontrarse escrito el nombre del Señor. En cierta ocasión se desnudaron él y su compañero para vestir a un mendigo, porque los pobres eran hermanos de Jesucristo. En la Sagrada Escritura se alude al Redentor como a un leproso, razón suficiente para que Francisco reservase para estos desgraciados, a quienes llamaba los hermanos cristianos, sus más finas atenciones. La fidelidad incondicional a la Iglesia y la devoción al Papado, una de las grandes virtudes del Santo, no frecuentes en una época minada por pequeñas pero múltiples heterodoxias, obedecía a su firme persuasión de que la Iglesia era la Esposa de Jesucristo, y el Papa su Vicario en la tierra.


sábado, 10 de diciembre de 2016

LA TAU FRANCISCANA

LA TAU

LA EXPERIENCIA DE SAN FRANCISCO Y LA TAU

La primera vez que la Tau aparece relacionada con San Francisco fue cuando fray Pacífico la vio marcada en su frente, probablemente en vísperas del Concilio IV de Letrán, que se abrió en Roma el 11 de noviembre de 1215, con un memorable sermón de Inocencio III basado en las palabras de Cristo: "He deseado ardientemente comer esta Pascua con vosotros" (Lc 22, 15). 

Recordando que Pascua significa "paso", el Papa manifestaba su deseo de que el Concilio, nueva Pascua, fuese ocasión de un triple paso, físico, espiritual y eterno, refiriéndose, respectivamente, a la Cruzada, a la reforma de la Iglesia universal y a la Eucaristía. La segunda parte del discurso, que trata del paso espiritual, es un comentario de Ezequiel 9, donde el papa hace suyas las palabras del Señor al profeta: "Pasa por la ciudad, recorre Jerusalén, y marca una tau en la frente de los hombres que gimen y lloran por todas las abominaciones que se cometen dentro de ella" (Ez 9, 4). Y luego añade: "Tau es la última letra del alfabeto hebreo, y tiene la forma de cruz, como era la cruz antes que le pusieran encima la inscripción de Pilato. Tau es el signo que se lleva en la frente cuando el esplendor de la cruz se manifiesta en toda nuestra conducta, cuando, como dice el Apóstol, se crucifica la carne con sus vicios y pecados. Entonces se afirma: Yo no quiero gloriarme en ninguna otra cosa, si no en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo…" Y concluye diciendo: "¡Sed, pues, los paladines de la Tau y de la Cruz!". 

San Francisco de Asís, que participó en el Concilio en calidad de superior general de una Orden aprobada por la Iglesia, debió de tomarse muy en serio la invitación de Inocencio III, pues, según los compañeros y sus primeros biógrafos, amaba y veneraba la Tau (nombre de la letra T en hebreo y griego) "porque representa la cruz y significa una verdadera penitencia". Al comienzo de cualquier actividad se santiguaba con dicha señal, la prefería a cualquier otro signo y la pintaba en las paredes de las celdas. En sus conversaciones y predicaciones la recomendaba a menudo, y la dibujaba a modo de firma en todas sus cartas y escritos, "como si toda su preocupación fuese grabar el signo de la tau, según el dicho profético, sobre las frentes de los hombres que gimen y se lloran, convertidos de veras a Cristo Jesús". 

(Fuente: www.fratefrancesco.org/esp/signos/tau.htm)


viernes, 2 de diciembre de 2016

Espiritualidad Franciscana: Conociendo a San Francisco de Asis

¿Por qué...? 

Nos preocupa, desde hace tiempo, la formación permanente de los seguidores de Francisco, así como la formación inicial de quienes se deciden a abrazar su forma de vida. En las últimas décadas se viene sintiendo cada vez con mayor urgencia la necesidad de volver a las fuentes y a la inspiración primigenia de nuestra Fraternidad, conociendo y guardando mejor el espíritu e intenciones de nuestro Fundador. Es cierto que también se vienen multiplicando los estudios sobre san Francisco y el carisma franciscano, pero escasean las visiones de conjunto, las presentaciones globales que hagan accesible a la mayoría lo mucho que se ha avanzado en los estudios sobre temas particulares.


San Francisco de Asís o tradición franciscana


Ciertamente para conocer y bucear en los mares de una espiritualidad, debemos conocer y ahondar en aquella persona por medio de la cual, el Espíritu Santo enriqueció nuestra Iglesia, San Francisco de Asís.

  Por eso, te hemos dejamos un primer vídeo sobre Espiritualidad Franciscana, y si este te ha gustado, déjanos con mucha confianza tu comentario. Bienvenido a esta familia y a esta locura, Paz y bien y hagamos el bien mientras podamos. 
Un Peregrino Gris.